Las emociones en los niños y niñas en situación de confinamiento (COVID19)

Araceli Galindo Laguna. Psicóloga Clínica de la UCC. Atención Infanto-juvenil y adultos (araceligalindo@gmail.com)

Belén Tarrat Fierros. Psicóloga Especialista en Salud y Psico-oncología. (belentarrat@hotmail.com)

 

Desde hace un mes estamos viviendo en una situación de emergencia desconocida para nosotros hasta ahora. El confinamiento al que nos obliga la pandemia del Covid 19 nos puede estresar en sí misma por el aislamiento, la preocupación por familiares, amigos o allegados y por el posible contagio del virus. Al miedo de la enfermedad en sí misma se añade la situación de aislamiento.

Los padres y madres podemos sentirnos preocupados por llegar a todos los frentes. Aunque parezca que tenemos más tiempo, en realidad éste se divide entre muchas tareas diarias que antes podían estar repartidas y apoyadas por otros recursos. Ahora se concentran en: la atención a los hijos/as, el teletrabajo quienes tengan que seguir haciéndolo desde casa, las tareas en hogar (comida, ropa, limpieza…), la preocupación por nuestras personas mayores que viven solos y que dependerán de sus vecinos cuando no tengan otras posibilidades de apoyo…Al principio parecía que podíamos organizarnos y según aumentan los días sin salir, podemos vernos más desbordados.

A nuestra autoexigencia para llegar a todo, se suma nuestra propia vivencia emocional de la situación, con la incertidumbre del tiempo que nos queda por delante, nuestra preocupación ante la salud, ante nuestros familiares e incluso ante nuestro futuro económico. Buscando un equilibrio saludable en estos días, los adultos responsables de nuestras casas nos vemos obligados a manejar nuestras propias emociones y esto supone un esfuerzo que no siempre logramos cumplir. A diferencia de los adultos, los niños/as aún no han aprendido a gestionar su mundo emocional y, en estos momentos, es importante que les acompañemos y les propiciemos espacios para expresar sus emociones.

Hemos intentado sobrellevar la situación y regulado nuestras propias emociones en menor o mayor medida, pero nos sigue preocupando la salud emocional de nuestros hijos/as. ¿Cómo viven ellos esta situación? ¿Cómo la entienden?¿Cómo se encuentran ahora? Los niños/as tienen diferentes maneras de mostrar su capacidad de adaptación a la nueva situación. Lo más importante es entender que a ellos/as esta situación les afecta igual que a nosotros: les han cambiado sus rutinas diarias; sienten cómo estamos; sea cual sea su edad, notan que algo importante está pasando; nos ven preocupados, hablando constantemente del Covid19 y emocionalmente sienten sus preocupaciones, miedos e incertidumbre ante la situación.

En la infancia hay características que hacen diferente cómo lo vive cada uno. Para entender cómo sienten, hay que tener en cuenta algunos criterios como:

– Edad del menor

– Características de personalidad

– Experiencias vividas previamente

– Cómo afecta el propio virus a la familia, incluso con el fallecimiento de familiares o allegados.

– Otros apoyos: hermanos, padres en convivencia, aire libre en casa…

Al principio del confinamiento podían vivirlo como una novedad casi lúdica por el hecho de no ir al colegio, pasar todo el tiempo con sus padres, cierta permisibilidad en normas de convivencia…Pero, pasados los días tiene una repercusión diferente en ellos: dejan de ver a sus compañeros de clase, no trabajan con ellos, no van al parque, no ven a otros familiares cercanos: primos, abuelos, amigos, no se comunican de la manera habitual. Algunos cumplirán años alejados de sus amigos y sólo se comunicarán gracias al teléfono, videoconferencia…Y cómo decíamos anteriormente, puede afectar la posible aparición dentro de la familia, de acontecimientos difíciles a causa del virus.

Pasados estos días, los niños/as siguen necesitando un tiempo para adaptarse a la situación que continúa y pueden aparecer nuevas conductas: mostrando ansiedad, cambios en el humor, tristeza, introversión, irritabilidad, agitación, algún trastorno en el sueño… Podemos decir que todos estos aspectos son adaptativos a la nueva situación y lo bueno será identificarlos para poder manejarlos lo mejor posible.

Algunos consejos

 

Los padres y madres crearemos un entorno afectuoso a su alrededor, quizá más que el que en la vida cotidiana solemos tener. Desde aquí sugerimos algunas ideas que, probablemente, ya estáis llevando a cabo, con la idea de reforzar y apoyar vuestro acompañamiento con los más pequeños de la familia:

  • Crearemos rutinas y horarios, pero dando también cabida a la flexibilidad en otras actividades familiares. De lunes a viernes, los horarios de la mañana más dirigidos a obligaciones laborales (para los adultos) y de actividades escolares (para los niños/as) y las tardes, alternando alguna actividad de toda la familia con otros espacios que propicien la comunicación con ellos. Podemos escribir con todos los miembros de la familia un calendario para ordenar estos espacios. Con los más pequeños, dibujaríamos pictogramas para que comprendan lo que viene a continuación.
  • Practicar hábitos de limpieza, explicándoles cómo se puede reducir el riesgo de infectarse, jugar con ellos mientras nos lavamos la cara con jabón haciendo de modelos para ellos.
  • No será fácil para los padres y madres que tengamos que compaginar el teletrabajo con la dedicación a los hijos/as. Para ello, podremos hacer un plan diario o semanal de trabajo, turnarnos los horarios entre la pareja, crear espacios físicos para cada uno y hablarlo con ellos. Esto facilitará la comprensión de la situación diaria y ayudará al niño/a a anticipar cada actividad del día y sabrá cuándo su padre o madre podrá dedicarle ese tiempo especial que el niño demande.
  • Hablaremos con los niños/as con naturalidad, contándoles lo que está sucediendo y dándoles una información clara y adaptada a su edad. Evitaremos la sobreexposición a las noticias de la TV, ya que pueden generarles más miedos que conocimiento sobre la enfermedad.  Podemos crear espacios adecuado para ellos en los que comentar lo que conocen sobre el virus, qué es lo que se imaginan, que puedan dibujar sus ideas, representarlas con plastilina, escribiendo una historia en forma de cuento, de cómic. Podemos hacerlo con ellos y hablarlo mientras lo expresan.
  • Hablaremos con ellos para cambiar su frustración ante la percepción del “fastidio” de no poder salir a la calle o ir con los amigos, por la idea de que es nuestro sacrificio personal el que va a ayudar al bien de que sus amigos no se enfermen, que con el esfuerzo de quedarnos en casa estamos en una “misión especial de salvar vidas” y esto es esencial para todos los que nos rodean, fomentando así la solidaridad en ellos.
  • Les ayudaremos a expresar sus emociones como el miedo, o la tristeza o cualquier sentimiento que les inquiete. Les mostraremos comprensión sobre que es normal sentirse así, lo asemejaremos a que nosotros también tenemos algún rato en los que nos sentimos igual que ellos y lo expresamos. Y después de reconocer esos sentimientos, seguir adelante porque en esta situación tenemos que hacer y dar lo mejor de nosotros con nuestro esfuerzo. Con los más pequeños, podemos dibujar caras o utilizar pegatinas y, ayudarles a contener sus rabietas mostrándoles nuestra tranquilidad y acogiendo esos momentos que sin duda aparecerán. También podemos usar sus juguetes favoritos. Más adelante se recomiendan algunas publicaciones y cuentos que pueden facilitarnos el diálogo.
  • Reservaremos un momento del día, quizá mientras cenamos, para hablar de las cosas buenas y agradables que hayamos tenido a lo largo del día. Quizá después de cenar podría ser un buen momento para hacer un pequeño diario en donde escribir esas cosas que nos han resultado agradables: la comida que ha hecho hoy papá, que mi amigo Pedro me ha mandado una foto muy simpática suya, que hoy mi hermana me ha ayudado con un problema de mates que no me salía…
  • Dedicar un tiempo en familia a la actividad física, haciendo alguna tabla de gimnasia o practicando algún juego físico ya que en su anterior actividad cotidiana tenían un alto consumo de energía. Con los más pequeños puede funcionar jugar a la imitación como “Pepe dice…” en el que todos por turno, demos una orden y el resto tiene que hacerla.
  • Compensar el aislamiento, utilizando la tecnología a nuestro alcance para hacer videollamadas con otros familiares, abuelos, tíos, primos, amigos a los que no se ven ahora. Usar el teléfono para escuchar la voz del otro, además de usar mensajes u otras conexiones de internet. Todo ello compensará la falta de contacto físico.
  • Reconocerse haciendo este esfuerzo de confinamiento del que aprenderán a ser más solidarios y desinteresados, aceptar el aburrimiento y crear alternativas para salir de él, ayudándose unos a otros dentro de la familia cooperando en las actividades caseras para lograr el bienestar de todos. Los niños/as tienen mucha resiliencia en su naturaleza en desarrollo y eso es algo muy importante con lo que debemos contar para potenciar su propia capacidad adaptativa y de crecimiento.

Para ampliar información sobre la situación emocional que están viviendo los niños y las niñas en estos días, recomendamos la Guía psicológica coronavirus para menores, que se acaba de crear con el fin de entender mejor la situación de los más pequeños. La puedes encontrar aqui.

En conclusión, a todos nos lleva un tiempo adaptarnos a los pros y contras de una nueva situación. Y ésta que nos ha tocado vivir es especialmente extraña para nosotros y nuestros hijos/as. De ella, nuestro aprendizaje final se verá enriquecido al comprobar nuestra capacidad de afrontamiento y reajuste de valores que, aun siendo conocidos, hasta ahora no habíamos prestado mucha atención: pensar en el otro, mostrar agradecimiento, el dar y recibir, comprobar la generosidad del ser humano, el altruismo y participar conjuntamente en el logro del bienestar común.

Algunas lecturas y cuentos:

  • Así es mi corazón. Jo Witek y Christine Rouseey. Videos en youtube y descarga en pdf: pincha aquí
  • Las emociones. Xavier Deneux (a partir de 3 años)
  • El monstruo de colores. Anna Llenas. Existen varios videos en youtube
  • Emocionario. Dí lo que sientes. Palabras aladas. (todas las edades)

 

 

 

 

 

Fotos:

Designed by crowf / Freepik

Designed by Freepik