Tomografía Computarizada Multicorte en Cardiopatías Congénitas (TC)

La TC es una técnica de adquisición de imágenes del cuerpo humano que emplea radiaciones ionizantes. La tecnología de la TC se ha ido desarrollando progresivamente a lo largo de los años, permitiendo no solo aumentar su velocidad (hay procedimientos de TC que duran tan solo lo que dura un latido cardíaco), sino también disminuyendo la radiación que llega al paciente (modulación de dosis). Esto se ha conseguido aumentando el nº de detectores o lectores de los rayos X (actualmente hasta 256) que atraviesan el cuerpo humano con un solo haz de RX que gira 360º y una mesa que se desplaza a lo largo de un aro emisor-receptor.

Como en el caso de la RM, logra imágenes de alta resolución temporal y espacial, por lo que la convierte en una técnica ideal para estudiar la morfología de los vasos, su pared, las anastomosis quirúrgicas, vía aérea, parénquima pulmonar y a veces valoración de la función ventricular.

Autores

Dra. Montse Bret Zurita

(Radióloga, Hospital Universitario La Paz. Madrid)
Dr. Ángel Lancharro
(Jefe Sección Radiología Pediátrica, Hospital Universitario Montepríncipe. Madrid)

Indicaciones

Las principales indicaciones para realizar una TC en pacientes con cardiopatía congénita incluyen:

  • Evaluación de los vasos coronarios. Si bien la RM y las secuencias de adquisición 3D actuales presentan alta precisión en la valoración de las coronarias (RM en niños), la TC sigue siendo el método indicado para ello, pues no solo evalúa la salida y recorrido proximal de las mismas, sino también su recorrido distal, el depósito de calcio en sus paredes (cuantificación de calcio o Calcio-Score) y es mejor método que la RM para valorar las complicaciones secundarias a procedimientos quirúrgicos donde se manipulen como en la Transposición de Grandes Arterias.
  • Evaluación de pacientes operados, de grandes vasos y de cardiopatías complejas cuando múltiples stents, suturas, coils de embolización,… impidan una correcta evaluación por RM
  • Pacientes portadores de marcapasos, los no compatibles con RM.
  • Valoración de anillos vasculares, ya que evalúa mejor su relación con el resto de estructuras mediastínicas, incluyendo la vía aérea y el esófago.
  • Es relativa la indicación en pacientes con claustrofobia. En mi opinión, con paciencia y una adecuada preparación soportarían la RM. Si esto no fuera posible, se debe sopesar la realización de una RM con sedación, ya que en todo caso, la TC, aún a pesar de los adelantos técnicos actuales, sigue suponiendo una alta dosis de radiación.
  • En pacientes en situación clínica muy grave y de difícil control, o en postquirúrgico inmediato que necesitan un estudio rápido (5-10 minutos).

Ventajas y desventajas del TC en relación a la RM

Ventajas:

  • Un tiempo de exploración más corto. En los niños permite emplear menos sedación / anestesia
  • Es compatible en pacientes con marcapasos y dispositivos metálicos.
  • Mayor disponibilidad.
  • Valoración simultanea del corazón y pulmón con sus vías aéreas.

Desventajas

  • Altas dosis de radiación. Es el principal factor limitante para realizar una TC, ya que van a necesitar múltiples controles evolutivos a lo largo de toda su vida y la dosis de radiación se va sumando prueba tras prueba. Con los actuales equipos, cada vez son menores las dosis de radiación gracias a programas de modulación de dosis en función del volumen corporal, del latido cardiaco, del área concreta a irradiar, etc.… Es por ello que se le dará a firmar un consentimiento informado especial donde se especifican los posibles efectos adversos relacionados con la radiación. Con los nuevos equipos se obtiene simultáneamente la información estimativa de dosis que ha recibido el paciente durante el procedimiento, siendo este dato muy útil, ya que puede almacenarse a lo largo de la vida del paciente en una especie de historial dosimétrico y, por ejemplo, alertar cuando se llegue a un dintel de dosis conocido a partir del cual los efectos adversos de la radiación empiezan a hacerse probables.
  • Necesidad de contraste intravenoso. En la TC, al contrario que la RM, siempre va a ser necesario administrar contraste intravenoso. El contraste utilizado en la TC está basado en el elemento químico Iodo y se va a administrar vía intravenosa. Los contrastes yodados, a pesar de ser cada vez más seguros, ofrecen algunas desventajas con respecto a los contrastes de gadolinio de la RM, y estas son: mayor frecuencia de reacciones anafilactoides, menor tolerancia en casos de disfunción renal, diabetes con tratamiento con Metformina, insuficiencia cardiaca y estados de sobrecarga de volumen en pacientes neonatos o lactantes, estando contraindicados en estados de crisis vaso-oclusivas (por ejemplo en drepanocitosis o anemia de células falciformes) y tirotóxicas. Si el paciente padece alguna de estas enfermedades o situaciones hay que advertirlo con anterioridad.
  • Menor información funcional (función ventricular) que la RM
  • Además, las calcificaciones vasculares o material quirúrgico pueden distorsionar la imagen y dificultar ver bien la luz del vaso. Los marcapasos y otros dispositivos metálicos también pueden producir artefactos, aunque en las TC de última generación, todos estos artefactos son menores

Preparación del paciente

Antes de la exploración es necesario estar en ayunas, 4 horas en lactantes y 6 horas en el resto de los pacientes, para evitar problemas secundarios (aspiración), bien por la anestesia o por reacciones adversas al contraste. En los pacientes que colaboran ensayaremos la respiración antes de empezar el estudio. Además necesitamos canular una vena periférica o vía de acceso disponible para inyectar contraste yodado. Colocaremos los electrodos de electrocardiograma en los casos en que haya que valorar las cavidades cardiacas.

Ejemplos de imágenes obtenidas en el TC

  • En las imágenes superiores de la izquierda observamos el escaso calibre del arco aórtico (hipoplásico) (Flecha) y un ductus aumentado de tamaño (*) en un paciente de 5 días de vida con sospecha de interrupción arco aórtico.
  • En las imágenes superiores de la derecha observamos un arco aórtico doble completo, con asimetría de ramas, siendo de mayor calibre el lado derecho (*) en un paciente de 6 años con clínica respiratoria. En la reconstrucción 3D de la vía aérea se aprecia la estenosis que produce en la luz traqueal (*).
  • En las imágenes superiores de la izquierda observamos una coartación de aorta tratada con un stent en proyección MIP y su reconstrucción VRT-3D en un paciente de 16 años de edad.
  • En las imágenes superiores de la derecha observamos una estenosis de las venas pulmonares (flecha) en un niño de 1 año (izquierda) y una CIA amplia (derecha)
  • En la imagen superior de la izquierda observamos un aneurisma de arteria coronaria izquierda y pared parcialmente calcificada (Flecha) en un paciente de 8 años con enfermedad de Kawasaki.
  • En la imagen superior de la derecha observamos un nacimiento anómalo de la arteria coronaria izquierda en el tronco pulmonar y posterior corrección, con reimplantación en aorta mediante un tubo de dacron (Flecha) en una niña de 3 años.