RM en cardiopatías congénitas del adolescente y adulto

La RM es superior en adolescente/adultos que en niños pequeños.

En general, la RM (también la ecocardiografía transesofágica -ETE-) es de mayor utilidad en los niños mayores y adultos que en los niños pequeños. Y esto porque:

  • La ecocardiografía transtorácica en los adolescentes y adultos tiene más limitaciones y es difícil obtener en ella imágenes de calidad, por lo que la RM crece en importancia como método no invasivo.
  • Una adecuada RM requiere colaboración por parte del paciente; en concreto exige ausencia de movimientos, e incluso respiración pausada. Esto es fácil de conseguir en los adultos y adolescente pero difícil o imposible en niños. Si éstos son menores de 6-7 años, es necesaria la anestesia general, por lo que la RM deja de ser un método no invasivo.

Autores

Dra. Montse Bret Zurita

(Radióloga, Hospital Universitario La Paz. Madrid)
  • La mayoría de los equipos de RM de alto campo no disponen de secuencias específicas para niños o pacientes de bajo peso, por lo que hay que adaptar de la mejor manera posible algunas secuencias.

La RM ha desplazado al cateterismo diagnóstico en el adolescente/adulto.

Las imágenes proporcionadas por la RM son de tal calidad que ha desplazado al cateterismo como método de elección diagnóstico en las cardiopatías congénitas, ya que la RM es un método 1) no invasivo y además 2) no utiliza contraste yodado (pacientes alérgicos) ni radiaciones ionizantes o rayos x (como en el cateterismo). Estas ventajas son de gran relevancia en pacientes que reciben o han recibido altas dosis de radiación con múltiples cateterismos.

Actualmente, la angio-RM es superior al cateterismo diagnóstico en los anillos vasculares (arco aórtico doble, arco derecho, etc…), como en la imagen superior de la izquierda en la que se señala con una flecha el doble arco aórtico. También puede desplazar al cateterismo en el diagnóstico de la patología de aorta torácica (coartación). En la imagen superior de la derecha se aprecia una Angio-RM de aorta torácica con contraste intravenoso y reconstrucción VRT-3D en la que hay una coartación de aorta corregida con técnica de Waldhausen, pero que presenta una hipoplasia de arco transverso (ver flecha) y pequeña dilatación aneurismática residual (*).

La RM es muy útil en el drenaje venoso anómalo sistémico y pulmonar (parcial o completo). Así, en la imagen superior de la izquierda  se observa un síndrome de la cimitarra con morfología típica de la vena de drenaje infradiafragmático (Flecha), asociado a hipoplasia pulmonar ipsilateral y desplazamiento de estructuras mediastínicas.  En la imagen superior de la derecha se observa un drenaje venoso pulmonar parcial del hemitórax izquierdo a un colector (flecha blanca arriba)) que drena en la vena innominada.

También la RM ha conseguido desplazar al cateterismo en la patología de arterias pulmonares. Las imágenes superiores muestran las arterias pulmonares abrazando a la neo-aorta en un paciente sometido a corrección anatómica (“Switch” u Operación de Jatene) de la transposición de grandes arterias. La flecha señala en ambas imágenes una estenosis de la arteria pulmonar derecha.

La RM compite con la ecocardiografía transtorácica en adolescente/adultos.

Actualmente, los avances tecnológicos están poniendo a la RM en el mismo rango de competitividad que la ecocardiografía en todas las áreas: valoración morfológica (cámaras cardiacas, válvulas, determinar vasos colaterales en la coartación y anomalías pulmonares) y estudios funcionales o cuantificación del flujo (cuantificar los ‘shunts‘, el flujo de arterias pulmonares y cuantificar la regurgitación valvular).

Es superior a la ecocardiografía en el diagnóstico de la patología extracardiaca.

No obstante, y como es de suponer, sigue siendo necesaria la realización de todas las pruebas diagnósticas disponibles (ETT, ETE o cateterismo diagnóstico) en los casos muy complejos, en donde cualquier información aportada parece poca.