Primera consulta cardiológica y pruebas complementarias

Un pediatra remite a un niño al cardiólogo pediátrico cuando hay un signo o síntoma que le preocupa o cuando cree recomendable que se haga un estudio cardiológico por diferentes motivos.

Primera consulta

La primera evaluación o consulta consistirá en lo siguiente:

  • Una anamnesis completa que consiste en preguntar a los padres o a los pacientes todo lo concerniente al motivo de consulta: los síntomas (fatiga con las tomas o el ejercicio, estancamiento de peso, si se pone morado, mareos, desmayos, dolor de pecho, palpitaciones…), desde cuándo lo presenta, la frecuencia y la intensidad, antecedentes personales y familiares (por ejemplo, de cardiopatías congénitas, arritmias o muerte súbita) y otros aspectos importantes de la historia clínica.
  • Exploración física que consiste en la inspección del estado general, buscando signos de alarma que nos hagan pensar que hay algún problema cardiológico: color, perfusión, trabajo respiratorio o decaimiento. Muy importante es la palpación de los pulsos, auscultación cardiaca (soplos u otros ruidos anómalos), auscultación pulmonar, palpación abdominal (hígado aumentado de tamaño) y búsqueda de edemas en miembros inferiores. Dependiendo de los hallazgos y situación clínica del paciente, se puede completar la exploración con la toma de la tensión arterial, frecuencia cardíaca y saturación de oxígeno.

Autores

Dr. Alberto Mendoza

(Cardiólogo y Hemodinamista, Unidad de Cardiopatías Congénitas, Hospital Universitario Montepríncipe. Madrid)
Dra. Sandra Villagrá Albert
(Jefe de Hospitalización Unidad de Cardiopatías Congénitas Hospital Universitario Montepríncipe. Madrid)
  • ECG: El electrocardiógrafo genera un registro gráfico de la actividad eléctrica cardíaca. Objetiva el número de latidos por minuto (frecuencia cardiaca), detecta las irregularidades en el ritmo cardíaco (arritmias), las dilataciones, sobrecargas, crecimiento de las cavidades cardiacas, las canalopatías (QT, ondas Brugada), etc…

Las imágenes inferiores muestran una tira de ECG y un electrocardiógrafo.

En la imagen se observa arriba el registro de ECG y abajo el electrocardiógrafo.

  • Ecocardiograma: Es el procedimiento más importante para estudiar la función y la anatomía del corazón. Es la herramienta más importante para el diagnóstico de las cardiopatías congénitas. No es invasivo y es inocuo. Se trata de un aparato que, a través de su sonda, emite ondas de ultrasonidos (como un radar) que rebotan en las estructuras cardiacas con las que choca y son registradas de vuelta por la misma sonda, proyectando la imagen cardiaca en una pantalla. También es capaz de medir tamaño de las cavidades cardiacas, gradientes de presión entre las cavidades, funcionamiento de las válvulas cardiacas, función ventricular, etc. Detecta lógicamente los defectos congénitos de forma precisa en casi todos los pacientes.

En la imagen se observa a la izquierda 2 ecocardiografía y a la derecha el ecocardiógrafo

En la mayoría de los casos se logra un diagnóstico definitivo de la cardiopatía en esta primera consulta. Pueden quedar detalles menos importantes o diagnósticos secundarios que requieran la solicitud de pruebas complementarias.

Pruebas complementarias

  • Ergometría o prueba de esfuerzo evalúa la situación hemodinámica cardiaca durante el ejercicio (se somete al paciente a una prueba de esfuerzo en una cinta móvil). Detecta lesiones o arritmias no aparentes durante el reposo, o bien define los límites del paciente ante el ejercicio. Se solicita esta prueba cuando consideremos que el niño va a ser capaz de correr por la cinta y tenga una altura suficiente para agarrarse a la barra de sujección (8-9 años).
  • Holter es un ECG que registra durante 24 horas. Registra la frecuencia cardíaca y si hay posibles arritmias. El problema es que registra sólo 24 horas y, si ese día no registra ninguna arritmia, el HOLTER será normal. A veces se requiere un HOLTER de mayor duración, e incluso se podría implantar debajo de la piel para recoger los latidos durante varias semanas.
  • Análisis de sangre para detectar alteraciones que nos completen información objetiva de cómo está el paciente. Nivel de hemoglobina en sangre, alteraciones de la coagulación, niveles de iones, gases sanguíneos, alteraciones renales, hepáticas, lipídicas (colesterol), despistaje de anemias, hormonas tiroideas, etc.
  • Radiografía de tórax en la que se detecta la silueta cardiaca y su posición, las deformaciones de ésta causadas por las diferentes patologías, la cardiomegalia (si el corazón está más grande) y nos da idea del flujo sanguíneo pulmonar (si está aumentado o disminuido). Actualmente no se usa de rutina, porque no se considera necesaria, y con objeto evitar radiación superflua.
  • Ecografía transesofágica: Es una ecografía que se realiza con una sonda metida a través de la boca y colocada en el esófago. De este modo, nos situamos justo detrás del corazón y lo vemos todo con más detalle. Por supuesto, el niño está sedado. Es muy útil para ver con más detalle las válvulas del corazón y su función, los bordes y disposición de los “agujeros”, posibles focos de infección, etc…  
  • Cardiorresonancia magnética es la prueba de elección para visualizar bien todas las estructuras cardíacas (sobre todo cuando tiene mala ventana ecográfica) y determinar la función ventricular (sobre todo la derecha). Se hace con contraste. Como es una prueba larga, se suele requerir sedación. No radia.
  • AngioTAC: Requiere contraste y es como una radiografía del corazón por dentro. Es una prueba rápida y muchas veces no requiere sedación. Radia, pero con los avances de la medicina, ha bajado mucho la cantidad de radiación que emite. Es muy útil para ver con precisión los vasos sanguíneos, sobre todo cuando tienen implantados stents o dispositivos. Tiene la desventaja de que no puede valorar la función cardíaca. 

Nuestras consultas

En Clara del Rey

En la foto se observa a la izquierda el despacho de consulta y a la derecha la camilla de exploración junto con el ecógrafo.

En la consulta de Montepríncipe

En la foto se observa a la izquierda la camilla de exploración y la mesa de despacho y a la derecha la sala de espera

Nuestro cuadro médico

En la foto se observa el cuadro médico de la UCC con los nombres de los facultativos