Desfibrilador Automático Implantable (DAI)

5.4.4.-DAI-bicameral

El desfibrilador automático es un aparato eléctrico similar a un marcapasos que, aparte de tener la capacidad de estimular y “detectar el estímulo  propio” de las cavidades cardiacas (función de marcapasos), tiene la función de detectar y tratar distintos tipos de taquicardias.

Autores

Dr. Álvaro González Rocafort

(Jefe de Cirugía, Unidad de Cardiopatías Congénitas, Hospital Universitario Montepríncipe. Madrid)
Dra. Viviana Arreo
(Cardiólogo, Unidad de Cardiopatías Congénitas, Hospital Universitario Montepríncipe. Madrid)

El objetivo de implantar un desfibrilador es controlar el número y duración de las taquicardias de origen ventricular y evitar que ocurra un desenlace fatal (la muerte súbita) en caso de taquicardias de alto riesgo. Es por tanto un tratamiento preventivo, pero no curativo definitivo.

¿Cuáles son las indicaciones de un desfibrilador?

Cuando nos referimos a las indicaciones de implante de un DAI para prevenir una muerte súbita, podemos buscar una prevención secundaria (el paciente ya ha tenido un episodio de muerte súbita y queremos prevenir nuevos episodios) o una prevención primaria (el paciente no ha presentado ningún episodio de muerte súbita pero tiene factores de riesgo que le predisponen a presentarlo en un futuro).

Indicaciones de DAI para prevención secundaria:

  • Pacientes pediátricos o con cardiopatías congénitas que hayan sobrevivido a una parada cardiaca causada por arritmias ventriculares malignas en ausencia de causas reversibles. Esta es una indicación muy clara que no ofrece dudas, ya que son pacientes de muy alto riesgo de muerte súbita (si ya han tenido un episodio, pueden volver a tenerlo).
  • Pacientes con cardiopatías congénitas que hayan tenido un episodio de taquicardia ventricular que provoca inestabilidad hemodinámica, en ausencia de causas reversibles.

Indicaciones de DAI para prevención primaria:

En algunas cardiopatías, cuando se asocian factores de riesgo de muerte súbita como:

  • Canalopatías o Síndrome de Brugada…. Cada canalopatía tiene sus propios factores de riesgo que hay que evaluar. En la mayoría son: síncopes inexplicados, taquicardias ventriculares sostenidas, etc.
  • Miocardiopatías (miocardiopatía hipertrófica, miocardiopatía arritmogénica…). Factores de riesgo de muerte súbita: antecedentes familiares de muerte súbita, taquicardias ventriculares, síncopes inexplicados…
  • Cardiopatías congénitas (Tetralogía de Fallot…). Factores de riesgo de muerte súbita: presencia de taquicardia ventricular, síncopes inexplicados, disfunción ventricular asociada a clínica de insuficiencia cardiaca…

Componentes del desfibrilador:

El desfibrilador consta de un generador y de 1-3 cables (electrodos).

  • El generador es de mayor tamaño que el de otros marcapasos, ya que en su interior debe alojar aparte de la batería, un transformador de energía y un condensador que “guarde” la energía para el momento apropiado de liberarla. La duración de la batería de los DAI es variable y depende, no sólo de su capacidad, sino del uso que se haga de ella. En general, se puede decir que los dispositivos actuales duran aproximadamente entre 5 y 9 años.
  • Los electrodos son similares a los del marcapasos y sirven para estimular y “detectar” la actividad eléctrica propia del corazón. El electrodo que se coloca en ventrículo tiene 1 o 2 “bobinas” sobre las que se forma el eje de descarga de alta energía. La descarga se realizará cuando el aparato detecta una taquicardia de características definidas y previamente programadas.

Modos de implante:

  • Modo endovenoso o endocárdico: introduciéndolos por una vena subclavia, se llega al ventrículo del corazón y el generador queda alojado subcutáneo o debajo del pectoral a nivel subclavicular.
  • Modo epicárdico: esta forma de implante se emplea en pacientes con problemas vasculares (trombosis de venas), anatomía difícil o pacientes de corta edad/peso, en los que hay dificultad de acceso vascular. El generador en estos casos queda alojado subcutáneo en abdomen. En ocasiones, para asegurar un eje de descarga apropiado para la terapia, se deben implantar bobinas adicionales (ej. subcutáneas).
  • Modo subcutáneo: son dispositivos de uso relativamente reciente, cuyo electrodo se implante debajo de la piel.  Pueden ser una alternativa en pacientes en los que existen problemas de accesos vasculares para implantar electrodos endovenosos y que no precisen terapia anti-bradicardia (no se pueden usar en pacientes con indicación de marcapasos, ya que no suplen esa función).

¿Cómo trata el desfibrilador las taquicardias?

El desfibrilador detecta las taquicardias, las analiza y, si cumple criterios previamente programados de arritmia maligna, se activa administrando una terapia. Existen dos tipos de terapia: (1) terapia antitaquicardia: se estimula rápido el ventrículo para controlar la taquicardia; (2) terapia de desfibrilación: se libera descarga de alta energía para interrumpir la arritmia y dar pie a reinstaurar el ritmo cardiaco normal (cardioversión). Según las características de la taquicardia y su duración se da uno o los dos tipos de terapia.

Revisiones.

Al igual que con el marcapasos, el DAI necesita de un seguimiento periódico por parte de un profesional. Este seguimiento se suele llevar cada 6 meses. En esa consulta se evalúa la funcionalidad del dispositivo, las terapias realizadas y se comprueba que los datos no se han desajustado.

Cuidados especiales del Desfibrilador

Con el DAI se puede llevar una vida completamente normal. Se puede correr, bailar, tocar la guitarra, viajar, pescar, jugar al golf –si sabía antes– y hasta cocinar bien….

Esto no debe impedir atender ciertas recomendaciones, precauciones y cuidados:

Todos los aparatos que generan, transmiten o usan electricidad generan campos electromagnéticos que puede temporalmente alterar el normal funcionamiento de un desfibrilador si éste está demasiado próximo a ellos.

  • La mayoría de los electrodomésticos, salvo las cocinas de inducción (pueden producir interferencias con su sistema DAI por lo que se recomienda mantenerse a 60 cm de la fuente de inducción), no suponen ningún problema. Así no interfieren la lavadora, lavavajillas, cocina eléctrica, microondas, batidora, tostadora, secador, máquina de afeitar, mantas y cojines eléctricos, TV, vídeo, aparatos de radio, auriculares para escuchar equipos de sonido, radio o televisión, ordenadores personales, puertas de garaje, etc.) siempre que exista una buena toma de tierra en perfecto estado. Por otro lado, el funcionamiento del desfibrilador se puede alterar si el paciente toca un aparato eléctrico que se encuentre en malas condiciones y sin toma de tierra apropiada. Se recomienda, por tanto, utilizar siempre electrodomésticos y aparatos eléctricos en buen estado y mantenerse a distancia de otros aparatos que pudieran alterar temporalmente el funcionamiento del desfibrilador.
  • Al llegar al aeropuerto enseñe la tarjeta de portador de DAI al personal de vigilancia para que no le hagan pasar por el aparato detector de metales (de lo contrario, el detector pitará). Los detectores manuales pueden interferir en el funcionamiento del dispositivo y aunque el riesgo es muy bajo, es preferible que le registren a mano.
  • El teléfono móvil debe mantenerse a una distancia de 15 cm, esto es, hablar por el lado opuesto al del dispositivo y no guardarlos en el bolsillo de la camisa.
  • Puede practicar cualquier deporte que le recomiende su cardiólogo. Debe evitar los deportes en los que pueda ser golpeado directamente sobre el pecho, como por ejemplo el boxeo o las artes marciales. En caso de practicar la caza, deberá utilizar para disparar el lado opuesto al lugar donde está implantado el DAI.
  • Con respecto a los detectores situados en las puertas de los grandes comercios, no producen ninguna alteración en el funcionamiento del DAI, aunque por precaución procure no quedarse mucho tiempo parado entre los dos detectores ni en las proximidades de estos.
  • En los hospitales debe tener precaución con la Resonancia Magnética, la radioterapia, la diatermia y la cauterización con bisturí eléctrico. En el último caso debe desactivarse el DAI previamente al uso. Los procedimientos que se usan en el dentista no suelen afectar el funcionamiento del DAI.
  • La legislación española (BOE nº138. Lunes 8 junio 2009. sección I. Real Decreto 818/2009, de 8 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento General de Conductores) establece la siguiente normativa sobre la conducción de vehículos en pacientes portadores de DAI:
    • No pueden realizar conducción profesional.
    • Cuando se ha implantado un DAI no deben conducir hasta 6 meses después del implante.
    • Si han tenido una descarga, no deben conducir hasta 6 meses después de la misma.
    • No pueden realizar conducción privada los pacientes que hayan presentado descargas repetidas o aquellos cuya función ventricular esté muy reducida.
    • Conviene recordar que la ley también limita la conducción a pacientes que padecen enfermedades cardiacas, como prótesis valvulares, cardiopatía isquémica, hipertensión arterial o aneurismas de los grandes vasos, dependiendo de su grado y severidad
    • Procure mantenerse alejado de imanes, bobinas de ignición, altavoces profesionales, arcos voltaicos, cocinas de inducción, grandes generadores, centrales eléctricas, aparatos de radioaficionados y radioteléfonos.

Fuente y más información en: http://secardiologia.es/images/stories/documentos/vivir_con_un_dai.pdf