Web de las
Cardiopatías Congénitas
por el Dr. Fernando Villagrá
 

En vez de existir dos grandes vasos o arterias (Aorta y arteria pulmonar) con sus respectivas válvulas aórtica y pulmonar, en el Truncus hay sólo una arteria con su válvula que nace a caballo entre el ventrículo derecho e izquierdo y que se denomina Truncus (Su válvula se denomina válvula truncal). Además siempre existe en el Truncus una comunicación interventricular o CIV asociada. El truncus se divide distalmente en aorta y arteria pulmonar, distribuyendo desigualmente el flujo sanguíneo hacia el pulmón (mayor cantidad de sangre) y hacia el cuerpo (menor cantidad de sangre), pues siempre la sangre va del sistema de más presión (Aorta-cuerpo) al de menos presión (Arteria pulmonar - pulmón).   

La sangre oxigenada (roja) del ventrículo izquierdo se mezcla ampliamente (color violeta) con la sangre no oxigenada (azul) que proviene de la aurícula derecha (AD) a través de la CIV en el ventrículo derecho y del propio truncus de forma que regresa al pulmón (P) inútilmente para oxigenarse estando ya previamente oxigenada. Como consecuencia de ello y tal como ocurre en los casos con CIV simple, el ventrículo derecho, la arteria pulmonar, los pulmones, las venas pulmonares, la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo están sobrecargados inútilmente de flujo sanguíneo y trabajo hemodinámico y se dilatan.  

La corrección quirúrgica consiste en 1) Cerrar la CIV con parche de forma que el truncus quede conectado al ventrículo izquierdo, 2) Sección o separación de la porción de arteria pulmonar del truncus propiamente dicho y cierre del mismo con sutura o parche (El truncus y su válvula truncal quedan en realidad exclusivamente como aorta y válvula aórtica) y 3) Conexión del ventrículo derecho a la arteria pulmonar con un conducto extracardiaco valvulado biológico o plástico.   

 

 

Los tres esquemas quirúrgicos del truncus 

 

 
Copyright © 2017 CardiopatiasCongenitas.Net - El Web de las Cardiopatías Congénitas