Marcapasos Bicamerales

Marcapaso Auriculoventricular (VDD)

Se usa principalmente para los bloqueos auriculoventriculares completos. Consta de un generador y un electrodo (mayor que en los marcapasos AAI y VVI) que contacta con la aurícula, cuya actividad (si se contrae o no) detecta, pero a la que no puede estimular, y con el ventrículo, al que puede detectar (si se contrae o no) y al que puede estimular. Sólo puede implantarse por vía endovenosa.

5.4.3.-marcapaso-bicameral-VDD

Autores

Dr. Juan Miguel Aguilar

(Cirujano, Unidad de Cardiopatías Congénitas, Hospital Universitario Montepríncipe. Madrid)
Dr. Carlos Labrandero Lera
(Cardiólogo, Unidad de Cardiopatías Congénitas, Hospital Universitario Montepríncipe. Madrid)

Según la nomenclatura internacional, este tipo de marcapasos estimula en ventrículo (V), detecta o sensa la actividad tanto en aurícula como en ventrículo (primera D), y la respuesta ante la detección puede ser tanto estimular como inhibirse (segunda D). Siguiendo la dirección de las flechas del dibujo superior, el estímulo que se origina en el nodo sinusal “viaja por la pared auricular” hasta el nodo auriculoventricular, donde se detiene o bloquea de manera natural en casos de bloqueo auriculoventricular completo. En su “viaje auricular”, el estímulo del nodo sinusal es detectado por el electrodo del marcapaso en su contacto auricular y lo transmite al generador, el cual emite automáticamente un estímulo al ventrículo a través del electrodo en su contacto ventricular, de forma que el estímulo eléctrico llega finalmente al ventrículo en un tiempo similar al que llegaría si fuera transmitido normalmente por el nodo auriculoventricular. Proporciona en realidad al estímulo del nodo sinusal un atajo o puente para que alcance el ventrículo a tiempo. Durante la práctica del deporte, el nodo sinusal incrementa sus impulsos, los cuales son transmitidos eficazmente al ventrículo por el marcapaso, produciéndose así una respuesta fisiológicamente normal ante el ejercicio. La contracción auriculoventricular es además sincrónica y eficaz.

Por ejemplo, un paciente adolescente de 16 años con bloqueo AV tendría un ritmo sinusal (normal) de 70 latidos/minuto, pero debido al bloqueo presentaría una respuesta ventricular con ritmo nodal a 40 latidos/minuto. Gracias al marcapasos VDD conseguiríamos una frecuencia ventricular de 70 latidos/minuto.

Marcapaso Auriculoventricular (DDD)

Su uso es obligatorio en los casos con lesión en ambos nodos, el sinusal y el auriculoventricular, y como alternativa en los bloqueos auriculoventriculares completos. Consta de su generador y dos electrodos independientes, uno auricular y otro ventricular, capaces cada uno de detectar y estimular la aurícula y el ventrículo. Los electrodos son como los de los marcapasos AAI y VVI, pero son dos y su implantación es algo más compleja.

5.4.3.-marcapaso-bicameral-DDD

Según la nomenclatura internacional, este tipo de marcapasos estimula tanto en aurícula como en ventrículo (primera D), detecta o sensa la actividad tanto en aurícula como en ventrículo (segunda D), y la respuesta ante la detección puede ser tanto estimular como inhibirse (tercera D). Siguiendo la dirección de las flechas en el dibujo superior, la ausencia de estímulo del nodo sinusal en la enfermedad del seno es detectada por el electrodo auricular, que ordena al generador emitir un estímulo a la aurícula, la cual se contrae. Este estímulo, si es transmitido normalmente por el nodo auriculoventricular a los ventrículos, es detectado por el electrodo ventricular, que en este caso inhibe el marcapaso y no emite estimulación ventricular; sin embargo, si el nodo auriculoventricular está lesionado, el electrodo ventricular no detecta el estímulo en el ventrículo y obliga al generador a emitir un estímulo. Este se trasmite por el electrodo ventricular hasta el ventrículo, de forma que la estimulación a través de ambos electrodos logra una contracción auriculoventricular sincrónica. Es el marcapaso más completo y fisiológico, ya que puede funcionar como si fuera un marcapaso AAI, VVI, VDD y finalmente DDD. Sin embargo, es el más complejo de implantar y puede tener más complicaciones y fallos de funcionamiento.

Por ejemplo, un paciente adolescente de 16 años con disfunción del nodo y bloqueo AV tendría un ritmo auricular y un ritmo del nodo auriculo-ventricular de 40 latidos/minuto. Gracias al marcapasos DDD conseguiríamos una frecuencia de las aurículas y los ventrículos de 70 latidos/minuto (o mayor según la frecuencia basal programada).